Para la gente que nunca han tenido la oportunidad de tener la sangre de los Murphy’s, tengo en mis manos unos buenos ejemplares.